Inicio Guías
Agatha Christie: Asesinato en el Orient Express
Agatha Christie: Asesinato en el Orient Express
     Año de publicación: 2006
     Desarrollador: AWE Productions
     Distribuidor: Proein
     Textos: Castellano   Voces: Inglés
     Perspectiva / Entorno / Control: 3ª Persona / Fondos pre-render y personajes 3D / Point & Click
    Género: Investigación / Misterio
     Versión utilizada: 1.0
  Fecha de la guía 2007 Guia y versión HTML por Patrin

Introducción

Una intro nos muestra una secuencia del arresto de dos hombres en una casa a las afueras de New Paltz, New York, en el año 1924, luego de un tiroteo a discreción por parte de la policía.

Pulsa para agrandar

Sirkeci, Estambul, 1934

La historia nos sitúa diez años más tarde en la estación de Sirkeci, Estambul, en 1934. Encarnamos a Antoinette Marceau, una empleada de la compañía de ferrocarriles con aspiraciones de promocionar. Debemos asistir en todo lo posible y de la mejor manera, al investigador más famoso de todos los tiempos, nada más y nada menos que el genial Hercule Poirot. Tal es el encargo que nos hace el director de la compañía Marcel Bouc, quien nos promete un ascenso si salimos airosos de este trabajo.

Poirot está parado en uno de los bazares de las calles próximas a la estación, Antoinette le llama, pero Poirot no está por la labor y se adelanta hasta otro bazar. Vamos tras él, pero dos hombres nos cierran el paso, es una discusión entre el cocinero Klaus y el vendedor de cuchillos. Hablamos con Klaus quien nos pregunta cuál de los dos cuchillos es el bueno: debemos elegir el de la mano izquierda.

Pulsa para agrandar

Los dos hombres se apartan y podemos seguir a Poirot. La siguiente escena nos muestra a Poirot hablando con un marchante vestido de blanco. Clicamos sobre Poirot y este vuelve a adelantarse. Observamos el puesto donde estaba Poirot, es un marchante de tés de Ceylan y café turco. Miramos la cabra que está comiendo algo,  a la derecha. Si nos fijamos bien, detrás de ella podemos observar una sombrilla que aún no podemos coger.

Damos un paso atrás para ver un puesto donde hay dos hombres, uno con chaqueta marrón, el otro es el dueño del bazar. No podemos perder tiempo, pero volveremos. Avanzamos, Poirot sigue esquivando nuestra presencia. Seguimos sus pasos, pero Foscarelli y Hardman están enzarzados en una discusión sobre la calidad de las cerámicas turcas. Para permitirnos pasar nos piden que les traigamos un ejemplar de Kutahya o Iznik, ¿qué cara!.

Media vuelta hasta el puesto de los dos hombres (junto al gran tapiz). Miramos al hombre de la chaqueta marrón, que está siendo vigilado con atención por el propietario. Miramos las cerámicas y cogemos la del centro: un bol Iznik.

Opcional- podemos ir hasta el primer puesto, junto al río, al lado derecho del cocinero para coger una cerámica Kutahya, pero no es necesario, con una es suficiente. Si optamos por hacer esto cuando lleguemos a la estación no podremos entrar, tendremos que devolver el objeto al marchante, ya que la conciencia de Antoinette no le permite marcharse con un objeto que no le pertenece, devuelto el objeto ya podremos entrar en la estación.

Volvemos hasta donde discuten Foscarelli y Hardman y les entregamos la cerámica, estos se hacen a un lado y nos dejan continuar. Antes de proseguir miramos los sacos de trigo que hay al lado izquierdo y cogemos un puñado de trigo.

Poirot está parado en un puesto de frutas, higos secos, dátiles, melocotones, etc. Le llamamos, pero una vez más se aleja de nosotros sin prestarnos atención. Intentamos seguirle, pero de nuevo nos encontramos con dos mujeres que nos cierra el paso: la Princesa Dragomiroff y su ayudante la señorita Schmidt. La princesa nos pide que recuperemos su sombrilla, olvidada en alguna parte que su mala memoria no recuerda. (Estos pasajeros son un poco quisquillosos).

Regresamos hasta donde está la cabra, dejamos el trigo en el suelo (la rueda dentada nos indica acción posible). La cabra se desplaza un poco para ir a comer el trigo y deja al descubierto  la sombrilla, cogemos la sombrilla (mano), y se la llevamos a la princesa que nos deja pasar.

Avanzamos y nos encontramos con  Greta Ohlsson quien nos dice que no se orienta muy bien y nos pide que la acompañemos a la estación. Aceptamos, Greta nos sigue.

Seguimos, pero de nuevo dos hombres nos cierran el paso. Son Ratchet y MacQueen hablando sobre una estatua, tras una breve conversación consienten en dejarnos pasar. ¡Thanks, Mr. Ratchet, you are very kind!

Pulsa para agrandar

Al fin estamos en la estación frente a la entrada. Es un buen momento para explorar el inventario.

Abrimos el inventario, sólo llevamos un billete de tren, clicamos en la lupa para verlo mejor y en el ojo que aparece debajo del documento (esto siempre es así, es decir, siempre que queramos inspeccionar un documento el ojo nos permite ver el reverso de las cosas y así enterarnos de algunos detalles), el ojo nos dice que nos corresponde ocupar el compartimiento 7/8.

Clicamos en las ruedas para ver cómo se abre otro menú con unos cuadros a la izquierda, rueda en el centro y un cuadro a la derecha, cuando queramos combinar dos objetos tendremos que colocarlos en los cuadros de la izquierda, darle a la rueda y aparece combinado en el cuadro de la derecha.

Clicamos sobre el cuaderno y leemos:

Crímenes auténticos. Interesante.

Planos. Nos muestra el plano de ruta y el plano de la formación de los vagones del tren.

Clicamos en Documentos: se nos muestra el pasaporte de Antoinette Marguerite Marceau, nacida el 17 de abril de 1908.  Ahora conocemos algunos hechos interesantes que tendrán alguna relación a lo largo del viaje.

Clicamos en la puerta de la estación. Ya estamos dentro. A la derecha (de la pantalla) un hombre sentado, paso cortado. Clicamos sobre la izquierda, seguimos por el pasillo, Poirot escucha atentamente la conversación que mantienen el coronel Arbuthnot y Mary Debenham. Tras oír algunas palabras de la pareja el coronel nos dice que sigamos. Seguimos hasta el fondo, giramos a la izquierda hasta llegar al controlador de billetes. El hombre nos pide el billete para poder entrar en la estación (es automático, si miramos en el inventario vemos que ya está cortado).  La señorita Ohlsson se queda atrás haciendo inventario de sus propiedades.

Avanzamos hasta donde se encuentran Poirot y el encargado de servicio. El tren está al completo y Poirot no tiene compartimiento. Antoinette habla con Pierre Michel y con Poirot alternativamente para buscar acomodo a Poirot. Hablamos hasta que Antoinette decide darle su compartimiento a Poirot y ella se instalará en el de la misionera Ohlsson.

CAPÍTULO PRIMERO : LOS HECHOS

Una escena de video nos muestra la salida del tren de la estación de Sirkeci, los viajeros cenan y charlan, Poirot y Antoinette cenan juntos. Poirot instruye a Antoinette. Una larga conversación tiene lugar entre ambos al final de la cual Poirot es interpelado por Ratchet, quien intenta obtener los servicios de Poirot que decide no aceptar el encargo.

Nos dirigimos a nuestro compartimiento, pero por el camino nos cruzamos con Klaus, el cocinero. Este nos dice que su caja de bacon no ha sido cargada en Sirkeci y sin bacon se niega a preparar sus platos. El tren hace su parada en Belgrado.

Descendemos del tren, giramos a la derecha y avanzamos un clic, una escena de video nos muestra a un hombre desconocido corriendo para subirse al tren. Avanzamos y vemos una fuente helada y a su lado dos nombres están hablando son: Arbuthnot y MacQueen. Miramos al reloj de la estación que marca las 20’05 horas. Nos acercamos a los hombres y hablamos con ellos, comentan algo sobre una vez que un tren fue retenido cerca de allí por una avalancha de nieve.

Avanzamos por el andén, paralelos al tren, otro video nos muestra a una joven sentada en un banco, que se aleja. Avanzamos y miramos hacia las rejas del parque para que Antoinette haga un comentario. Nos acercamos a los dos hombres que están al fondo, Michel el encargado y Tayyip el maquinista.

Tras la conversación con ambos nos vamos a la izquierda donde hay un carro lleno de mercancías cuyas etiquetas no logramos leer por no saber el serbio. Volvemos a hablar con Michel para preguntarle si sabe leer en serbio, la respuesta es afirmativa. Le pedimos que nos acompañe hasta el carro para que nos lea las etiquetas: Cajón lleno de pelotas de tenis, toallas para el baño, un arcón lleno de no sabemos qué y, ¡voila! El bacón para klaus.

Le pedimos a Michel que le lleve la caja al cocinero para que el tren pueda reanudar su marcha. Un video nos muestra a Antoinette en su compartimiento hablando con la misionera. Luego aparecemos en el pasillo recordando las palabras de Poirot: escuchar tras las puertas...

Intentamos oír algo a través de la puerta (da igual de que compartimiento del vagón de Calais, el nuestro), necesitamos algo que nos ayude para oír con claridad. Nos vamos al Salón, podemos ir andando o podemos clicar en la parte alta de la pantalla sobre el vagón para ir más rápido. Vamos a la barra del pequeño bar, pasamos al interior y de la parte alta de la vitrina cogemos unas pinzas para hielo, de la fila de vasos cogemos cinco, abrimos el cajón y del interior cogemos un rollo de cinta adhesiva y servilletas de papel. Regresamos al vagón de Calais.

Antes de hacer nada miramos en el inventario los documentos / planos y leemos el “Manifiesto de Calais”. Así sabemos la composición de los pasajeros.

Cogemos un vaso del inventario que nos servirá de fonendoscopio para escuchar a través de las puertas.

Comenzamos por el compartimiento:

1-2 : Masterman y Foscarelli hablan y juegan a las cartas.

3-4 : MacQueen y Arbuthnot hablan de política (algo sobre la India.

5-6 : Schmidt y Debenham, silencio.

9    : Poirot descansa.

10  : Ratchett y Masterman comentan algo sobre lo que Ratchett está leyendo.

11  : Hubbard, silencio

12  : Condesa Andrenyi y Rudolf hablan sobre la pesadilla de la condesa.

13  : Conde Andrenyi, silencio

14  : Schmidt lee para la princesa Dragomiroff

15  : Arbuthnot, silencio

16  : Hardman, silencio

Michel, el encargado, nos pilla escuchando en la puerta 16. Tras la conversación, Michel se va hacia el vagón de equipajes y nosotros le seguimos. Al final del restaurante vemos desaparecer a Michel, nos acercamos a la puerta del vagón de mercancías, entramos, pero antes de poder avanzar, Michel nos pregunta si le seguíamos. Hablamos con él y nos recomienda volver al vagón de Calais para ir a descansar, él se preocupará de que todo esté en orden. Regresamos a nuestra habitación, la 7-8.

Greta, nuestra compañera misionera, nos cuenta que ha ido a darle unos polvos a la señora Hubbard para el dolor de cabeza. Comienza una cinemática. Nos acostamos. Fuera, la nieve hace una de las suyas y provoca una avalancha que impide el paso del tren. Quedamos atrapados por la nieve. El conductor ha frenado bruscamente y los pasajeros salen al pasillo alterados por el momento de tensión. Poirot se cae de la cama y se lastima un tobillo, lo que le impide caminar. Se oye un grito agudo. Antoinette decide ir a ver lo que ocurre.

Antes de salir del compartimiento mira el reloj, son la 00’37 horas. Avanzamos un clic, miramos al suelo ( a la altura de la rejilla de la puerta) y vemos que una acción es posible, clicamos y vemos a Michel en el pasillo hablando con Rachet en francés. Un video nos muestra a un hombre subiendo al tren de manera furtiva. La luz de alarma de la habitación nº 11 se enciende y suena: es una llamada al encargado. Vemos el video y volvemos a ver a Michel hablando con la señorita Hubbard quien dice haber visto un hombre en su compartimiento. Michel le dice que es imposible...

Estamos acostados en nuestra litera cuando oímos un golpe seco. Volvemos a mirar al suelo y clicamos para que la acción se produzca, asomamos a la puerta y vemos a Michel sentado en su silla al final del pasillo y a una mujer con un kimono escarlata desaparecer por el fondo del vagón.

Vamos hacia el vagón del salón, la puerta está cerrada. En la otra punta del pasillo está Michel, nos dirigimos hacia él y le preguntamos por la mujer del kimono escarlata: salió de uno de los compartimientos centrales, el De Ratchett o el de Hubbard. Tras la conversación con Michel regresamos a nuestro compartimiento.

Entramos en nuestro compartimiento y se produce una escena de video. El tren está parado, ya ha amanecido y los viajeros están en el restaurante tomando sus desayunos y quejándose por el retraso acumulado, por las pérdidas que ello va a suponer para algunos negocios. Michel viene a buscarnos: Poirot nos reclama de inmediato.

Aparecemos en el compartimiento de Poirot que se encuentra en compañía del doctor Constantine. Hablamos al doctor quien nos comunica que ha habido un crimen en el tren. Hablamos con Poirot hasta que salga la frase en la que “aceptamos el desafío”: ahora seremos las piernas de Poirot. Aceptado el desafío aparecemos en el compartimiento del difunto Ratchett.

Nos acercamos a la cama de Ratchet y observamos el cuerpo: unas cuantas puñaladas han acabado con su vida. Del bolsillo de Ratchett cogemos el reloj que marca la 01’15 horas. Debajo de la almohada recuperamos un revolver. Sobre la mesita de noche cogemos una dentadura postiza, una estatua, un vaso de cristal grueso, una colilla de cigarro puro, una cerilla redonda, otra cerilla plana y un trozo de papel quemado. Damos un paso atrás, en el suelo, debajo del asiento, en el suelo al lado de la puerta, cogemos un limpiador de pipas de fumar. Junto a la puerta cogemos un sombrero y del abrigo una caja de cerillas redondas. Miramos la maleta y cogemos una botella de somnífero.

Vamos al inventario y miramos con ayuda de la lupa, todas la cosas que hemos encontrado: el vaso contiene restos de un polvo somnífero, el sombrero tiene una marca “APO 13-18” en la cinta interior, etc.

Miramos por la ventana para ver unas huellas humanas marcadas en la nieve. El doctor Constantine dice no haber cerrado la ventana para no eliminar posibles huellas. Hablamos con el Doctor dos veces, en la segunda se abrirá una larga conversación teorizando sobre la muerte y el asesino; está claro que a pesar de las múltiples puñaladas tres fueron mortales.

Volvemos a ver a Poirot para darle explicaciones de nuestra investigación y de nuestros hallazgos. Tras la charla Poirot nos indica que necesitamos una fuente de calor y unos moldes de alambre para poder leer el papel quemado.

Nos vamos hasta el coche restaurante clicando sobre él en la parte alta de la pantalla. Vamos hasta el fondo donde vemos una mesa sobre la cual cogemos una lámpara de aceite. Regresamos al vagón de Calais por el mismo procedimiento, es el más rápido.

Comenzamos a mirar en todos los compartimientos del cohe de Calais en busca de objetos útiles, especialmente los moldes de alambre. Comenzamos por orden, es decir  el 1-2.

1-2, Masterman-Foscarelli, cerrado.

3-4, MacQueen, cerrado.

5-6, Schmidt-Debenham: miramos la caja sombrerera en la parte de abajo del porta equipajes, lo abrimos, Poirot nos dice que este no sirve. Alzamos la vista hacia las maletas. Sobre la maleta de Schmidt otro sombrero, que tampoco nos sirve. Abrimos la maleta de Schmidt y del interior cogemos una caja que, al mirarla en el inventario con la lupa, nos dice que son recetas clasificadas por orden alfabético. De la maleta de Debenham cogemos un pañuelo con las iniciales bordadas CMH.

7-8, Ohlsson-Marceau: Miramos las maletas en la parte alta del porta equipajes, la de Ohlsson  está cerrada, de la nuestra no necesitamos nada, por el momento. Miramos un poco más abajo en la sombrerera y cogemos el armazón metálico del sombrero.

11, Hubbard: Nada más entrar recogemos del suelo un botón de los que usan los empleados del tren en sus uniformes (lo miramos en el inventario, a estas alturas del juego ya sabemos cómo hacerlo). Miramos la sombrerera, tampoco nos sirve este modelo. Abrimos la maleta para coger una carta (la leemos en el inventario, en el cuaderno de notas) de Maureen a su querida mamá, escrita el 17-11-1934.

Miramos el inventario, cuaderno de apuntes, para asegurarnos de que vamos cumpliendo bien los encargos de Poirot, ya que nos vamos ciñendo a sus instrucciones.

12, Condesa Andrenyi, cerrado

13, Conde Andrenyi, cerrado

14, Princesa Dragomiroff: Abrimos la sombrerera, encima de la cama-sofá, y cogemos la horma metálica. Miramos en la maleta y nos encontramos con una caja cerrada que debemos abrir.

Abrir la caja:

Clicamos en el lateral pequeño : hacemos correr el panel superior hacia la derecha. El panel inferior hacia la izquierda.

En el lateral largo: clicamos la flecha hacia arriba.

Lateral pequeño: deslizamos el lateral superior hacia la izquierda y el inferior hacia la derecha.

Lateral largo: deslizamos el lateral hacia arriba

Lateral pequeño: deslizamos el lateral superior hacia la izquierda, el inferior a la derecha y luego abajo.

Clicamos en la tapa (parte superior) y clicamos en la flecha izquierda. La caja se abre y nos muestra un medallón plateado en forma de corazón. Lo miramos en el inventario para ver que contiene la foto de una niña.

Salimos y comprobamos que la puerta nº 15 (Arbuthnot) está cerrada. Entramos de nuevo en la 14, pasamos por la puerta del baño y abrimos la puerta que comunica ambos compartimientos. Estamos en la 15. Miramos en la maleta y encontramos un paquete de palitos limpia-pipas.

  16, Hardman: de la maleta que hay en el sofá cogemos una cinta de escribir a máquina, bien surtida de tinta. De la maleta cogemos una matraca de cuero (Poirot hace un comentario).

Regresamos al compartimiento nº 9 donde está Poirot. De la mesita de noche, junto a la ventana, cogemos las pinzas para atusar los bigotes de Poirot. Reunidos todos los objetos que nos ayudarán a leer el papel procedemos a descifrarlo.

Leer el papel quemado:

En el inventario mezclamos las pinzas de Poirot con el papel quemado: obtenemos una pinza con el papel. En la mesa que se ha abierto colocamos una de las bases metálicas (hormas de sombrero), ponemos las pinzas sobre la base quedando sólo el papel, colocamos la otra horma de sombrero sobre la anterior de modo que el papel queda en medio de ambas. Colocamos la lámpara de aceite a un lado y cogemos la caja de cerillas para encender la lámpara, el resto viene solo. Descubrimos la frase “MEMBER LITTLE DAISY ARMSTRONG”. A continuación Poirot comienza a explicarnos los hechos de todos los recortes de periódico que tenemos en nuestro poder: un largo relato, muy sugerente. Al final, Poirot nos encomienda investigar todo los datos que podamos sobre los pasajeros.

CAPÍTULO SEGUNDO : LAS PRUEBAS

Aparecemos en el pasillo, Michel viene a comunicarnos que uno de los tubos del conducto de calefacción se ha roto, según le informa el maquinista. Hay que repararlo si no queremos morir de frío.

Nos acercamos hasta donde está sentado Michel y le pedimos que nos dé la llave del vagón de mercancías. Michel nos da la llave. Intentamos pasar al vagón siguiente, pero está cerrado.

Regresamos al compartimiento de Ratchett (el muerto), miramos por la ventana y vemos a Hardman que está mirando las huellas sobre la nieve, clicamos en la sombra de Hardman y le seguimos hasta que desaparece por la parte trasera del tren, subimos y nos encontramos con Matteo, uno de los empleados del tren, que sale del baño en ese momento. Le preguntamos si ha visto pasar a Hardman, pero no lo ha visto.

Estamos en el vagón de Atenas-París.

Entramos en el compartimiento 16.

Está vacío. Sobre una mesita vemos una radio que no funciona, tiene los cables rotos: hemos de encontrar el modo de alimentarla.

Compartimiento 15.

Matteo. De la mesita de noche cogemos el pasaporte de Matteo Rivierte, nacido el 12 del 12 de 1907 en España. Del sofá cogemos un libro de Morse.

Compartimiento 14.

Está vacío. Nos acercamos a la ventana y miramos al sofá, debajo de este recuperamos un par de raquetas de nieve inutilizables. Las miramos en el inventario: están rotas.

Compartimiento 13.

Constantine. Al lado de la puerta vemos el abrigo colgado de la percha, lo miramos y vemos una etiqueta que pone “petit”. De la mesita cogemos el pasaporte : Dr Stavros Constantine, Grecia. Doctor en medicina. De la maleta cogemos una tarjeta del Dr. La miramos en el inventario para averiguar que dará una conferencia sobre los efectos de los antibióticos y su uso en el tratamiento contra la Enteritis producida por la Clamidia.

Compartimiento 12.

Vacío. Miramos al suelo bajo la ventana para ver una carta rota que debemos recomponer: es muy facilito. Una vez hecho pasa a nuestro inventario –Cuaderno-Documentos-Carta rota-.

Compartimiento 11.

Michel. Cerrado.

Compartimiento 10.

Tayyip Sensoy, primer maquinista, Turco. Sobre la mesita cogemos su pasaporte.

Compartimento 9.

Klaus Herkensheimer, cocinero jefe, Alemán. De su maleta cogemos su pasaporte.

Compartimiento 7-8.

El nuestro. Miramos el florero metálico sobre la mesita (Poirot hace un comentario). Entramos en el baño, miramos hacia abajo, clicamos en la flecha hacia abajo, abrimos el armario y cogemos una llave de “mordaza” (alicates).

Compartimiento 5-6. Vacío.

Compartimiento 3-4.

Abdullah Ösbiden, segundo maquinista, Turco. Cogemos los guantes sobre el sofá y el pasaporte sobre la mesita.

Compartimiento 1-2.

Ocupado por Lucien. Nada.

Visita al maquinista.

Salimos por la puerta del fondo, donde está Matteo sentado, descendemos y nos dirigimos a ver a Tayyip, el maquinista. Intentamos coger un trozo de carbón, pero Tayyip nos llama la atención. Hablamos con Tayyip, está muerto de hambre, le faltan sus dientes y no puede comer. Le damos la dentadura postiza que llevamos en el inventario. Ahora está feliz. Le pedimos el martillo que está sobre un taburete, pero Tayyip lo necesita, a menos que le demos algo que le pueda servir. Le damos la matraca de cuero a cambio del martillo. Antes de salir cogemos un trozo de carbón.

Bajamos y nos vamos al siguiente vagón, nos fijamos por dónde sale el vapor, hacemos zoom y vemos el tubo de la calefacción roto: hay que repararlo.

Avanzamos hasta el vagón de Calais, vemos el cristal roto de la ventana de Ratchett y nos colamos por él al tren. Vamos al fondo donde está sentado Michel, intentamos abrir la puerta del vagón de Atenas-Paris, pero está cerrada. Le pedimos la llave de la puerta a Michel quien nos da la suya. Introducimos la llave en la cerradura, a continuación abrimos la puerta y pasamos al interior. Nada más que hacer aquí.

Clicamos en el vagón restaurante, avanzamos hasta el coche de mercancías, cogemos la llave del inventario y abrimos la puerta. Una vez dentro observamos las distintas cajas de mercancías, en especial una pequeña que está encima del todo y no tiene tapa. Poirot hace un comentario. Al lado, en el suelo hay una caja con una etiqueta “two pairs”, la observamos y vemos que esta sujeta por clavos. Cogemos el martillo del inventario y lo usamos con los clavos (estos pasan a nuestro inventario), abrimos la caja para encontrar un par de raquetas de nieve estropeadas. En el inventario colocamos en el apartado de mezclas las raquetas y la llave de mordaza para obtener raquetas útiles y un trozo de alambre de cobre.

Frente a la caja vemos un manifiesto colgado de la pared, hacemos zoom en él para enterarnos de que en Belgrado fueron cargados al tren tres barriles conteniendo aceite, miel  y vinagre y una caja especial fue cargada en Estambul. Avanzamos hasta el fondo, vemos una puerta, clicamos en ella pero está cerrada, Poirot hace un comentario.

El bosque

Regresamos al vagón de Calais, habitación nº 10 (Ratchett), salimos por la ventana al exterior. Dos veces adelante, pasamos por detrás del último vagón, avanzamos para entrar en el bosque, una bifurcación ante nosotros.

Nos calzamos las raquetas de nieve y tomamos el camino de la derecha, avanzamos una pantalla para encontrarnos con un lobo que nos bloquea el paso. Cogemos la pistola del inventario y hacemos un disparo al aire para asustar al animal, que sale huyendo. (Poirot nos avisa de que no hagamos daño al animal), avanzamos una pantalla, quedamos frente a un árbol del que cogemos un pitorro metálico.

Damos media vuelta hasta llegar a la piedra grande (en la bifurcación). Seguimos una pantalla, giramos a la izquierda, llegamos a otra bifurcación, tomamos la de la izquierda, de nuevo frente a un árbol del que tomamos otro pitorro metálico.

Media vuelta, esta vez seguimos todo recto, pasamos bajo un árbol caído para encontrarnos con otro lobo, utilizamos la misma táctica, lo asustamos con un disparo del revolver. Seguimos, en la siguiente pantalla otra bifurcación, pero seguimos rectos (nos saldrá la opción ojo), veremos que es un acantilado y debajo de él hay un cuchillo, clicamos en el cuchillo, una escena automática se produce, vemos a Antoinette coger el cuchillo y, uff, por los pelos, un desprendimiento se produce y a punto está de llevarse a nuestra protagonista por delante. Examinamos el cuchillo en el inventario para ver que pertenece a la compañía ferroviaria.

Pulsa para agrandar

Tomamos el camino de la derecha, veremos un ciervo  y una cabaña. Nos acercamos a la cabaña, la puerta está cerrada con un candado. Necesitamos algo que nos ayude a abrirlo. Nos fijamos en la ventana que tiene tres barrotes, el del centro parece algo desenganchado. Sin salir de esta pantalla cogemos el martillo y golpeamos el barrote, este pasa al inventario, lo cogemos y lo usamos en el candado (sin salir de la pantalla), una escena nos muestra a Antoinette haciendo palanca en el candado hasta abrirlo. Ahora ya podemos entrar en la cabaña.

Entramos en la cabaña, cogemos el uniforme nuevo de empleado de los ferrocarriles. Lo miramos en el inventario (con el ojo) y descubrimos que le falta un botón y leemos la etiqueta con el nombre “petit” y encontramos una llave maestra que pasa a nuestro inventario.

En el otro extremo de la habitación, clavado sobre un taburete, hallamos un estilete. Al examinarlo, comprobamos que tiene restos de sangre seca.

Clicamos en el tubo de la estufa con la tenaza de mordaza para conseguir un trozo de tubo que nos vendrá de perlas para arreglar la calefacción del tren.

Salimos de la cabaña y nos calzamos las raquetas de nieve. Avanzamos dos clics. Clicamos en el camino de la izquierda, dos clics adelante, estamos bajo el árbol caído, clicamos en el camino de la izquierda (si nos equivocamos no pasa nada, se sale igual), vemos un ciervo, clicamos a la derecha, un clic adelante, estamos en la bifurcación del principio, salimos por la derecha, rectos y avanzamos pegados al tren hasta el vagón que sale vapor (vamos a arreglar la tubería).

Clicamos sobre el agujero por donde sale el vapor, abrimos el inventario, cogemos los guantes y nos los ponemos, cogemos el tubo y lo colocamos, reparando así la calefacción.. Automáticamente aparecemos en el vagón de Calais ante la puerta de Poirot, Antoinette comenta que ya ha reparado la calefacción y no ha sido tan difícil.

Al aparecer en el tren automáticamente hemos recibido nuevas tareas propuestas por Poirot,.

Las próximas tareas a realizar son:

Interrogar a todos los sospechosos

Averiguar sus coartadas

Obtener todos los pasaportes

Obtener sus huellas digitales

Averiguar la dosis de somnífero tomada por Ratchett la noche del asesinato

Descubrir a la persona que llevaba puesto el kimono escarlata

Sin entrar a ver a Poirot, nos vamos a la 1-2 para interrogar a Masterman. Tras una larga charla (hemos de poner todas las cuestiones posibles (esto es para todos), Masterman  nos dirá la cantidad de somnífero que le dio a Ratchett, tomaremos su pasaporte, pero no podremos tomar sus huellas digitales: no tenemos con qué hacerlo.

De la maleta de Masterman cogemos un libro, lo miramos en el inventario y descubrimos una anotación. Royal Military Library, Twichenham.

De la maleta de Foscarelli tomamos un permiso de conducir que aún tiene validez, concedido en 1923.

Necesitamos algo con qué tomar la huellas a los sospechosos. Clicamos en el vagón restaurante, vamos hasta el fondo, vemos una mesa con apetitosos platos. Cogemos un bloc de comandas virgen (ideal para las huellas) y un cuchillo que está clavado en la mantequilla.

Regresamos al vagón de Calais

Volvemos a entrar en el 1-2 y le pedimos a Masterman que nos deje tomarle su huella digital (es automático, la cinta de la máquina de escribir nos da la tinta y los papeles de las comandas sirven de estampillador).

Compartimiento 3-4.

MacQueen. Le pedimos que nos dé su pasaporte y le tomamos las huellas. Le interrogamos hasta agotar todos los diálogos posibles. Nos cuenta unas cuantas cosas interesantes, entre ellas, las cartas de amenaza que Ratchett había recibido. Sobre el sofá, al lado de la puerta de salida, abrimos una cartera de la que cogemos dos cartas. Las leemos en el inventario: son las cartas de amenaza hacia Ratchett.

Compartimiento 5-6

De la mesita de noche cogemos el pasaporte de Mary Debenham. Hablamos con la señorita Schmidt y le tomamos las huellas y el pasaporte. Aprendemos que un hombre bajito de piel bronceada salió de uno de los compartimientos centrales...

Compartimiento 7-8.

De la mesita cogemos la Biblia. Interrogamos a nuestra compañera de compartimiento, la misionera Greta Ohlsson, tomamos su pasaporte y sus huellas. Miramos en su maleta y encontramos una postal. La miramos en el inventario para constatar que es de Coney Island “en memoria de nuestros últimos días felices en el mar”, humm...

Nos saltamos la 9 y la 10 (Poirot y el difunto Ratchett).

Compartimiento 11.

Caroline Martha Hubbard, de Long Island. Oyó voces masculinas y femeninas en el compartimiento de Ratchett. Ella hizo sonar la campañilla. Michel entró en su compartimiento...

Compartimiento 12.

Condesa Andrenyi, no se encuentra en este momento en el compartimiento. Miramos la maleta, vemos una etiqueta, la observamos y descubrimos la marca interior: HMK.

Compartimiento 13.

Conde Andrenyi. Ausente. Miramos la maleta, nada que descubrir.

Compartimiento 14.

Princesa Carolina Dragomiroff. Amiga de los Amstrong. Al entrar la Princesa no está, nos acercamos a la mesita y cogemos su pasaporte y un brazalete de cobre, en ese momento la princesa entra y cree que le estamos robando.

Compartimiento 15.

Coronel Arbuthnot. Obtenemos su pasaporte y sus huellas y una buena conversación. Vio a alguien en la habitación 16 mirando furtivamente con la puerta entreabierta. Tras la conversación Arbuthnot se va al salón.

Compartimiento 16.

Cyrus Hardman, ausente. Cogemos el pasaporte de la mesita de noche.

Justo al lado está Pierre Michel, el asistente de tren. Hablamos con él. Nos cuenta algunas cosas interesantes. Tomamos sus huellas y nos vamos al salón.

Vemos al coronel Arbuthnot sentado en una mesa sin compañía, no le decimos nada, ya que le hemos interrogado no hace mucho. En frente está Antonio Foscarelli y sus cartas.

Hablamos con Foscarelli, tomamos su pasaporte y sus huellas digitales. Sabremos que fuma cigarros.

Pasamos al bar, hablamos con Lucien, el barman, y tomamos sus huellas. El cocinero prepara un menú especial en honor al príncipe Andrenyi. La carta del menú pasa directamente a nuestro inventario. De encima de la barra cogemos un bol de cristal vacío y una cubitera llena de cubitos de hielo.

Avanzamos hasta la mesa de los condes Andrenyi. Interrogamos al conde para obtener sus huellas y su pasaporte. Es un pasaporte conjunto, puesto que son matrimonio. De la condesa tomamos sus huellas.

Avanzamos hasta la mesa de Mary Debenham. La interrogamos y obtenemos sus huellas digitales.

Seguimos avanzando hacia el vagón de mercancías, antes abrimos la puerta de la cocina (justo al lado), para que ver que Klaus está de mal humor porque le falta aceite y vinagre.

Pasamos al vagón de mercancías, vamos hasta el fondo donde están los grandes barriles de aceite, vinagre y miel. Clicamos en los barriles. Tomamos el pitorro metálico del inventario y lo colocamos en el tonel de vinagre, a continuación cogemos un vaso del inventario y lo ponemos debajo del pitorro para obtener un vaso lleno de vinagre. Procedemos del mismo modo para el aceite para obtener un vaso lleno de aceite.

Se lo llevamos a Klaus, el cocinero, quien se alegra de haberlo encontrado pero no es suficiente, así que decide ir a por más, dejando la cocina abierta. Momento que aprovechamos para colarnos en su interior.  Abrimos el refrigerador y cogemos una jarra de zumo de naranja, abrimos el primer cajón del armario bajo las pastas para coger un cuentagotas, sobre el banco hay una madera y un cuchillo carnicero clavado en ella, cogemos el cuchillo. Avanzamos un paso, miramos la cocina de la que cogemos un bol con pasta para galletas. Salimos y nos volvemos al vagón de equipajes para obtener las huellas digitales de Klaus.

Clicamos en el vagón de Atenas – París.

Seguimos recogiendo datos que nos faltan.

Compartimiento 1-2

De la mesita cogemos el pasaporte de Lucien.

Saltamos hasta el 11 (los otros no tienen nada).

Entramos y sorprendemos a Hardman mirando las cosas de Michel. Le obligamos a devolvernos la llave que ha cogido del equipaje de Michel, el encrgado del tren. La llave pasa a nuestro inventario. Interrogamos a Hardman, tomamos su huella digital y aprendemos que no es quien dice ser... Miramos en la maleta de Michel para encontrar una foto de familia. La miramos en el inventario y vemos que la niña es la misma que la de la foto del colgante de la princesa Dragomiroff.

Compartimiento 13.

Constantine está sentado junto a la ventana, le pedimos que nos permita tomar sus huellas digitales, no le parece muy bien, pero nos las da.

Matteo.

Matteo nos cuenta algunas cosas interesantes a propósito de la radio... Tomamos sus huellas.

Salimos al exterior, avanzamos hasta llegar a donde está el hombre mirando los tubos de la calefacción. Tomamos sus huellas.

Entramos en la máquina del tren y le pedimos a Tayyip sus huellas. Le hacemos unas cuantas preguntas. El hombre que vio subir era pequeño y moreno.

Regresamos hasta la altura del cristal roto, habitación del difunto Ratchett y nos subimos al vagón de Calais.

Bien, sólo nos falta un pasaporte. Vamos a la 16 (Hardman). Entramos y miramos debajo de la mesita de noche, allí encontramos el verdadero pasaporte de Hardman, una carta credencial de la agencia de detectives y la carta de contratación de Ratchett. Lo miramos todo en el inventario.

Todas las cosas que nos mandó Poirot se han cumplido. Así que es hora de ir a hacer un reporte a Poirot. Poirot se muestra satisfecho, pero nos dice que continuemos con la investigación a fin de tener certeza con las pruebas reunidas.

Saltamos al vagón de mercancías.

Nos vamos para el fondo hasta la puerta que está cerrada. La abrimos con la llave que llevamos en el inventario. A la derecha vemos un gran cajón, clicamos en él y lo abrimos con la barra de hierro que tenemos en le inventario. Dentro descubrimos una cama, cogemos un uniforme de empleado del tren nuevo, lo observamos en el inventario para comprobar que no le falta ningún botón. Miramos los libros que hay a los pies da la cama. Interesante.

En el inventario mezclamos el carbón con el martillo y obtenemos polvo de carbón. El polvo de carbón lo mezclamos con el cuentagotas, obtenemos un cuenta gotas lleno de polvo de carbón.

Miramos los libros, hacemos un zoom, cogemos el cuenta gotas y clicamos en el libro: hay una huella, para poder tomarla cogemos el rollo de cinta adhesiva del inventario y clicamos sobre la huella, obtenemos la huella del libro. Miramos la maneta metálica de la caja, espolvoreamos con el cuenta gotas, cinta adhesiva y obtenemos la huella de la maneta de la caja.

Al otro lado de la habitación hay una caja fuerte, pero está cerrada. Necesitamos la combinación. Miramos el sombrero que llevamos en el inventario y leemos APO –13-18: es un indicio claro. Cogemos la Biblia de Greta, la abrimos y la página que nos interesa pasa directamente a nuestro cuaderno de notas. Abrimos el cuaderno para leer la hoja en cuestión: APOCALIPSIS 13-18. Al final de la lectura vemos la cifra que nos interesa: 666.

Abrir la caja fuerte.

Giramos en sentido contrario a la agujas del reloj hasta poner el 6, giramos a la derecha para poner el 6 y giramos en sentido contrario para poner el 6, Antoinette oye un clic, abrimos la caja y tomamos la confesión de Ratchett.

Salimos y miramos la manilla de la puerta (muy interesante). Aquí tenemos otra huella. Procedemos de igual manera (el resto de huellas es el mismo procedimiento), salpicamos polvo de carbón con el cuenta gotas y ponemos la cinta adhesiva para obtener la huella de la puerta.

Avanzamos un poco hasta las cajas, miramos la caja que tenían las raquetas, cerramos la tapa y clicamos sobre ella (Poirot siempre dice : muy interesante), usamos el cuenta gotas y el rollo de cinta adhesiva: obtenemos otra huella (Antoinette las clasifica automáticamente). Alzamos la vista levemente y clicamos sobre la caja que no tiene tapa: otra huella, mismo procedimiento para obtener otra huella.

Clicamos en el vagón de Calais.

Vamos a la habitación nº 10, Ratchett. Miramos la ventana, hacemos un zoom sobre el borde de la ventana, usamos el cuenta gotas y la cinta adhesiva, obtenemos una huella de la ventana de Ratchett (no salir por la ventana).

Pasamos a la 11. A la izquierda está la puerta de comunicación entre la 11 y la 10. Miramos el pomo de la cerradura cogemos una nueva huella (ya sabemos el proceso para tomar huellas).

Pasamos al vagón Atenas-París.

Entramos en el compartimiento 7-8. Vamos hasta la ventana, hacemos clic en el jarrón para obtener una huella sobre el jarrón. Nos giramos hacia el portamaletas, miramos algo mas abajo y vemos que sale el ojo, clicamos y se nos muestra una barra metálica larga y dos pequeñas, clicamos en la más larga, cuenta gotas, cinta adhesiva y obtenemos una huella.

Huellas de objetos que llevamos

Colocamos el cuenta gotas en el cuadro de la izquierda y el vaso de cristal grueso, clicamos en la rueda central y obtenemos un vaso con polvo de carbón. Colocamos el vaso en el cuadro de la izquierda y la cinta adhesiva para obtener la huella del vaso de cristal grueso.

Ahora hacemos lo mismo pero con el estilete. Colocamos el cuenta gotas y el estilete, obtenemos el estilete con carbón. Colocamos el estilete en la izquierda y la cinta adhesiva, obtenemos la huella sobre el estilete.

La misma operación con las raquetas rotas. Colocamos las raquetas rotas en la izquierda y el cuenta gotas. Las raquetas con carbón en la izquierda y la cinta adhesiva: huella de las raquetas rotas.

El candado. Colocamos el candado sobre la parte izquierda y el cuenta gotas, obtenemos un candado con polvo de carbón. Colocamos el candado en el lado izquierdo y la cinta adhesiva para obtener la huella del candado de la cabaña.

Es hora de cotejar las huellas.

Abrimos el inventario, en la parte de la derecha clicamos sobre el icono huellas, se abre el menú de huellas, vemos que hay huellas en la parte de arriba (cada una con su nombre), una lupa en el centro con dos flechitas, una encima y otra debajo, y en la parte baja las huellas de los objetos, cuando una huella esté en el centro de arriba y coincida con la del centro de abajo, Antoinette dirá: las huellas coinciden. Para mover las huellas y los objetos tenemos la barra en la que clicamos (igual que en el inventario) para moverlos.

Raquetas rotas   = Arbuthnot

Caja de Ratchett = MacQueen

Puerta de seguridad (vagón de mercancías, al fondo) = Michel

Libros = Ninguna correspondencia

Caja pequeña  = Foscarelli

Caja vacía = Foscarelli

Reborde de la ventana = Foscarelli

La puerta de comunicación = Greta

Jarrón de flores = Debenham

Pomo del compartimiento 7-8 = Arbuthnot

Vaso de cristal grueso = Masterman

Estilete = Ninguna correspondencia

Candado de la cabaña = Matteo

Aún nos faltan algunas cosa por hacer antes de ir a ver a Poirot.

Pasamos al compartimiento nº 10 (Ratchett) y salimos por la ventana al exterior. Sin movernos del sitio clicamos en el suelo, sobre las huellas. Cogemos el bol de pasta de galletas y lo echamos sobre la huella, una huella de pasta se forma. Cogemos las pinzas para cubitos y cogemos la forma del zapato. En el inventario mezclamos la huella con la cubitera de hielo, esto hará que la huella se conserve. Tenemos una huella en la cubitera.

Volvemos a subir por la misma ventana.

Tenemos la huella, ahora debemos saber a qué pie corresponde, así que vamos a recorrer los diversos compartimientos mirando en los armarios zapateros, la mayoría están junto a la ventana, a la izquierda o a la derecha, en algunos casos está junto a la puerta del compartimiento. Para saber si corresponden debemos coger la cubitera con la huella y clicar sobre los zapatos.

Saltamos al vagón Atenas-París.

1-2  Lucien,  zapatero al lado de la puerta, no son sus huellas.

3-4, Maquinista, junto a la puerta, no son sus huellas.

5-6 y 7-8 Vacíos.

9 Klaus, junto a la ventana (izquierda), no son sus huellas.

10 Maquinista, derecha de la ventana, no son sus huellas.

11 Michel, izquierda, no son sus huellas.

12 Vacío.

13, Constantine, no son sus huellas

14 Vacío.

15 Matteo, no son sus huellas.

Regresamos al vagón de Calais.

1-2 Masterman-Foscarelli. Al lado de la puerta, dos pares de zapatos miramos los de la parte de abajo, nos son sus huellas. Miramos los de la parte de arriba, perfecto, encajan a la perfección.

3-4 MacQueen, no hay relación.

Saltamos los compartimientos de las mujeres y nos vamos hasta el 13.

13 Conde Andrenyi, no hay relación

15 Arbuthnot, sin correspondencia

16 Hardman, no son sus huellas.

Es un buen momento para hacer un reporte a Poirot. Tras el informe a Poirot comienza la tercera parte.

 TERCERA PARTE: POIROT MEDITA

Si miramos en el cuaderno de notas veremos que Poirot nos dice que investiguemos en el tren en busca de nuevas pruebas. Deberíamos mirar todos los compartimientos de nuevo. pero no es necesario, basta con que vayamos al nuestro, es decir, al 7-8, justo al lado de Poirot. Buscamos en nuestra maleta y, oh, sorpresa, el kimono rojo está en nuestra maleta. Increíble.

Saltamos al vagón salón.

Arbuthnot y MacQueen están en la misma mesa, interrogamos a ambos.

Foscarelli está en la siguiente mesa, con sus juegos de cartas. Le interrogamos. Interesante para no haber estado nunca en New York...

Hubbard está sentada sola y tiene pocas ganas de hablar.

Hardman está solo, ha dejado de investigar ya que nosotros llevamos la investigación...

Debenham no está de humor para hablar.

Pasamos al restaurante

Constantine está algo molesto por la investigación.

El Conde y la Condesa Andrenyi nos cuentan unas cuantas cosas interesantes, la condesa es...americana, familia de la niña asesinada...

Masterman, militar retirado, tiene una extraña relación con los difuntos Armstrong, y con Tonio Foscarelli...

La Princesa Dragomiroff reconoce el pañuelo como suyo.

Schmidt no tiene la cabeza para estos jaleos.

Greta fue una sirvienta de los Armstrong...

Entramos en al cocina y hablamos con Klaus, este está de muy mal humor porque alguien le ha robado su pasta para galletas.

Volvemos al vagón de Atenas-París

Entramos en el compartimiento 16, miramos por la ventana para ver la silueta de un hombre. Bajamos del tren, una escena de video nos muestra cómo Antoinette es capturada y encerrada en la cabaña del bosque.

En la cabaña

Miramos bajo la cama y cogemos la sombrilla. Nos acercamos a la ventana, la abrimos, miramos el candado de la puerta y, con ayuda de la sombrilla, clicamos en el candado para abrir la puerta. Salimos de la cabaña, cogemos el candado y de una caja que hay al lado tomamos todas nuestras posesiones: todos los objetos vuelven al inventario automáticamente. Una vez libres nos volvemos al tren (ya conocemos el camino), y nos vamos a ver a Poirot.

Informamos a Poirot (larga conversación). Este nos dice que usemos la radio para comunicarnos con su amigo Barnaby. Antes de salir del compartimiento, abrimos la maleta de Poirot, cogemos la carta de su amigo y la leemos en el inventario.

Saltamos al tren Atenas-París

Compartimiento 16. La radio no funciona, así que toca ingeniar.  En el inventario combinamos:

El cuchillo para mantequilla con la llave de mordaza (alicates), esto nos da un cuchillo doblado.

El cuchillo doblado con los clavos y el martillo = transmisor  artesanal

El hilo de cobre y los alicates = dos trozos de cable de cobre

El brazalete de cobre con los alicates = brazalete torcido en forma de puente.

Colocamos las piezas obtenidas encima de la mesa, transmisor artesanal, los hilos de cobre, el bol de cristal (o ponchera), llenamos el bol con el zumo de naranja, metemos dentro del bol con zumo de naranja la pequeña estatua y utilizamos el brazalete torcido en el zumo de naranja. Giramos el botón de la radio, sí, funciona. Comenzamos a teclear sobre el transmisor artesanal (sabemos Morse porque el libro que cogimos de Morse nos da la solución automáticamente). Comenzamos a hablar con Barnaby...bla,bla,bla. Una vez terminada la conversación apagamos la emisora clicando en el botón de la radio. Volvemos a conectar para conocer las respuestas de Barnaby, acabada la conversación volvemos a apagar la radio. Conectamos una vez más, al final volvemos a apagarla.

Pulsa para agrandar Pulsa para agrandar

Nos vamos al salón.

Hablamos con Mary Debenham

Pasamos al restaurante y hablamos con el Conde y la Condesa Andrenyi

Hablamos con el ¿Doctor? Constantine (es veterinario).

CONCLUSIONES DE POIROT

Nos vamos a ver a Poirot. Hablamos con Poirot, llegan las conclusiones. Luego de nuestra conversación ha llegado el momento de presentar los desenlaces de Hercule Poirot. A partir de aquí todo es automático. Poirot presenta tres soluciones diferentes, de cuando en cuando Poirot nos hace una pregunta.

No desvelaré nada de las conclusiones ni del sorprendente final, es algo que os corresponde ver. Es todo vuestro.

Pero para que no os perdáis en dar respuestas equivocadas os pongo las respuestas para cada una de las soluciones de Poirot.

Respuestas primera solución: Para la policía Yugoslava

La carta de amenaza

Cyrus Hardman

Matteo y el Dr. Constantine

A través de la puerta que dejó abierta MacQueen

El uniforme de empleado del tren

Masterman confirmó la dosis del somnífero.

Estilete

Carta rota

El asesino se esconde en un compartimiento vacío del vagón Atenas-París

Segunda solución: Ideada por un cerebro brillante

1’15 AM

En América

Enumerar todos los nombres excepto los de: Conde Andrenyi, Cyrus Hardman, Señora Hubbard y Pierre Michel.

Nadie más de entre ellos

Coronel Arbuthnot

Todos los indicios apuntan hacia la primera solución

Cuando dijo que la nieve brillaba

Señor Ferrier

Cuchillo para carne

Limpia pipas

Pañuelo

Candado roto

Kimono rojo

Tercera solución: La más insospechada

El maquinista

Los libros

Clicad en las tres posibilidades que os da Poirot. Ahora la decisión es vuestra. Observad el final.

Ir al principio Subir